¿Hacia dónde caminas?

¿Hacia dónde caminas?

Si te preguntara “¿Qué es lo que no te gusta de tu vida? ¿Qué te gustaría cambiar?” estoy segura de que podrías, inmediatamente, hacer una lista más o menos extensa. Sin embargo, si te preguntara “¿Con qué disfrutas en tu vida? ¿Qué más quieres conseguir?” seguramente tendrías que dedicar unos minutos a reflexionar antes de contestar tímidamente con una o dos frases.
Hoy en día resulta habitual saber lo que NO quieres pero no saber lo que SÍ quieres. Y si no sabes hacia dónde quieres ir, ¿cómo vas a empezar a caminar? He visto gente que se define como “muy emprendedora” porque anda y anda sin parar; pero cuando le preguntas hacia dónde van, se quedan sin respuesta o contestan “ya lo descubriré en el camino”, pero a la vez confiesan que habitualmente se sienten “perdidas”. Desde mi punto de vista, caminar sin rumbo es una pérdida absurda de energía. Es mejor detenerse un momento, fijar tu rumbo, planificar tu camino, anticipar los baches que inevitablemente encontrarás y, si a medida que te acercas a tu destino no te convence lo que ves a lo lejos, siempre habrá algún cruce en el camino que te lleve en otra dirección. Y mientras caminas, disfruta de todo lo que encuentres a cada paso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *