Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes

Esta tarde, mientras trabajaba con el ordenador, mi hijo se acercó a mí: «Mamá, me tengo que aprender esta poesía, pregúntamela a ver si me la sé«. Se puso a recitarla y … ni una sola estrofa bien. Le dije que siguiera estudiando, y a cada rato volvía a mi lado a que le preguntara. Unas veces se equivocaba en la primera estrofa, otras en la tercera, otras en la segunda y en la cuarta…Volvió a acercarse una vez más a mí con la intención de recitarme la poesía de nuevo, arrastrando los pies, cabizbajo, y con una expresión de sufrimiento que helaba el alma. Le miré y con voz serena le dije: «Te noto triste, cansado,…¿qué significa esa cara?» «Que es muy difícil«- me contestó con voz quejicosa – «lo intento, pero no puedo«. Sin decirle nada, le coloqué mis auriculares y le puse el vídeo de Yoda:

 

Tenía cara de sorpresa. Cuando terminó, le retiré los auriculares y le pregunté: «Y ahora, ¿lo vas a hacer? ¿te vas a aprender el poema?» El sonrió. Y comenzó a recitar la poesía….sin un sólo error!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies