El psicólogo deportivo: variables, habilidades y estrategias de intervención

El psicólogo deportivo: variables, habilidades y estrategias de intervención

Recuerdo algo que me ocurrió hace ya algunos años en un club de fútbol madrileño. Me disponía a realizar un taller con jugadores de categoría Infantil cuando uno de sus padres gritó desde la grada: “¡Que no están locos!”.

En ese momento me di cuenta del gran desconocimiento que existe de la figura del psicólogo deportivo entre el público general, y también entre muchos entrenadores y directores deportivos.

El psicólogo del deporte es un profesional de la psicología, especializado en el campo específico de la Psicología del Deporte. No trata los posibles trastornos clínicos que puedan sufrir los deportistas, sino que su objetivo está puesto en que éstos alcancen su máximo rendimiento deportivo.

Para lograrlo, el psicólogo del deporte actúa sobre todas aquellas variables que influyen en el rendimiento deportivo, como son:
• Autoconfianza
• Motivación
• Estrés
• Nivel de activación
• Atención
• Procesos cognitivos (pensamientos, creencias,…)
• Emociones

En los deportes individuales normalmente trabaja directamente con el deportista, mientras que en los deportes de equipo puede realizar sesiones grupales con todo el equipo, dividirlos en pequeños grupos, o trabajar individualmente con algún jugador, en función de las necesidades.

Otra manera muy interesante de trabajar es indirectamente, a través del entrenador o del cuerpo técnico. En este caso, el psicólogo puede asesorar a los entrenadores acerca de cómo influir sobre los deportistas, así como ayudarles a mejorar sus propias habilidades psicológicas o adquirir nuevas herramientas.

Algunas de las principales habilidades psicológicas que se trabajan desde la psicología deportiva son:
• Establecimiento de objetivos
• Evaluación objetiva del propio rendimiento
• Autoobservación y autorregistro
• Habilidades atencionales
• Técnicas de relajación
• Práctica en imaginación
• Autodiálogos internos
• Control de las cogniciones disfuncionales
• Consecución del nivel de activación óptimo
• Habilidades de autorregulación y autocontrol
• Habilidades interpersonales
• Técnicas para la toma de decisiones y solución de problemas

La intervención psicológica, por tanto, puede ir desde el asesoramiento al entrenador hasta la intervención directa con un deportista sobre un aspecto o conducta-objetivo concreto, pasando por la formación en habilidades psicológicas tanto a deportistas como a entrenadores.

Las estrategias de intervención variarán en función del objetivo concreto de la misma. Algunas de las estrategias que maneja el psicólogo deportivo son:
• Análisis funcional de la conducta-objetivo
• Establecimiento de objetivos
• Modelado
• Moldeamiento
• Refuerzo
• Castigo
• Coste de respuesta
• Economía de fichas
• Control de estímulos ambientales
• Autoinstrucciones
• Ensayo en imaginación
• Feedback
• Comunicación por parte del entrenador

Y, por supuesto, el asesoramiento y la formación en habilidades psicológicas.

Como podemos ver, la labor del psicólogo deportivo se aleja mucho de la del psicólogo clínico. Trabajar con un psicólogo deportivo no es síntoma de padecer un trastorno psicológico sino de querer mejorar el rendimiento deportivo, algo que sin duda persiguen todos los deportistas.

4 Responses

  1. Gema, que decirte, el artículo me parece muy interesante, y efectivamente el papel del psicólogo deportivo no es el del psicólogo clínico. Sigue luchando por el reconocimiento del psicólogo deportivo en todos los deportes colectivos e individuales. Eres impresionante. 😍

  2. ¿Pero las funciones del psicólogo en los deportes de grupo e individuales se regirían por las mismas habilidades? ¿O se adaptan al estilo de deporte? Por ejemplo las necesidades de un gimnasta y las necesidades de un jugador de fútbol serian diferentes pero ¿El psicólogo tendría las mismas funciones?.¿Por qué?

    Muchas gracias, muy buen artículo.

    1. Muchas gracias por tu comentario, Belén. Sin duda, las necesidades de los deportistas son diferentes en deportes individuales y colectivos, e incluso dentro de cada uno de ellos hay diferencias individuales. Cada deportista dispone de distintos recursos psicológicos. La labor del psicólogo deportivo consiste en identificar y reforzar esos recursos, y ayudar al deportista a que adquiera las habilidades psicológicas que necesite para que, influyendo sobre las diferentes variables, pueda mejorar su rendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *