Cómo desarrollar el trabajo en equipo en el fútbol

Cómo desarrollar el trabajo en equipo en el fútbol

Parece que cuando hablamos de un deporte de equipo como el fútbol, la primera característica que se le asume es precisamente esa, la del trabajo en equipo. Sin embargo, el que un grupo de chicos o chicas entrenen y compitan juntos no siempre implica que verdaderamente estén trabajando en equipo.

Trabajar en equipo supone que existe un objetivo común y que cada uno de los miembros del equipo realiza su tarea de manera que el resultado final es mucho más que la simple suma de las diferentes tareas individuales. Al trabajar en equipo se crean sinergias que favorecen la consecución de ese objetivo común.

Sin embargo, en muchas ocasiones nos encontramos con jugadores que anteponen sus objetivos personales a los del equipo. El egoísmo, las rencillas internas, los prejuicios, o el mal ambiente general pueden hacer que no se trabaje como un verdadero equipo.

Tanto los entrenadores como los padres tienen una importante labor educativa en este sentido. Deben contribuir a la cohesión de los miembros del equipo, al conocimiento mutuo y a la comunicación positiva entre ellos, de manera que se eviten los comportamientos egoístas.

¿Qué puede hacer el entrenador para favorecer el trabajo en equipo?

Reconocer y reforzar públicamente los comportamientos relativos al compañerismo, la empatía, la generosidad o la comunicación positiva que realicen los miembros del equipo. De esta manera, los jugadores seguirán realizando este tipo de acciones. Por ejemplo, cuando un jugador en lugar de tirar a puerta le pasa el balón a otro compañero que está mejor situado para que sea él quien meta el gol.
Destacar acciones concretas que realizan los jugadores y que contribuyen positivamente al resultado global del equipo pero que habitualmente pasan más desapercibidas. Por ejemplo, cuando un jugador hace un esfuerzo importante en defensa o un desgaste físico grande para evitar que un jugador contrario pueda recibir balones.
Asignar tareas a sus jugadores, al margen de las deportivas, como recoger el material de entrenamiento, llenar las botellas de agua o guardar los balones.
Favorecer actividades sociales con los jugadores, como podría ser el organizar algún tipo de comida o merienda en la que todos juntos disfruten de un tiempo de diversión y de conocimiento mutuo.

¿Qué pueden hacer los padres para fomentar el trabajo en equipo de sus hijos deportistas?

Involucrarles en tareas que tengan que ver con su práctica deportiva, como encargarse de preparar su propia mochila. Los chicos deben ver que, para poder practicar su deporte favorito, sus padres realizan una serie de tareas y ellos deben contribuir con otras.
Enseñar a sus hijos/as a ser generosos con sus compañeros y ayudarles cuando lo necesiten, con acciones tan simples como prestarles algo cuando se les haya olvidado. Hay que hacerles ver que a ellos les gustaría que sus compañeros se comportaran de igual forma en una situación similar.
Dar ejemplo, fomentando las buenas relaciones entre todos los padres, madres y demás familiares que acuden habitualmente a los entrenamientos y/o partidos.
Desde la grada, animar a todo el equipo y no únicamente a su hijo/a.
Al finalizar un partido, felicitar a los compañeros de equipo por su esfuerzo y trabajo, independientemente del resultado y de si su propio hijo/a haya jugado más o menos minutos.
Evitar especialmente las críticas a otros compañeros de equipo.
Ayudar a su hijo/a a ponerse en el lugar de otros compañeros que estén pasando por un mal momento, ya sea por una lesión o porque no están jugando todo lo que quisieran, que comprenda cómo se sienten.

Los jugadores deben saber que cada uno de ellos tiene una serie de cualidades tanto deportivas como personales y que trabajar en equipo supone poner todas estas cualidades al servicio de los demás. En algún momento lo que necesitarán los compañeros será un buen pase o una buena parada, pero en otros momentos lo que necesitarán será una palabra de aliento. Eso es trabajar en equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *