Más felices

Más felices

Llevaba varios días levantándome de mal humor, sintiendo que el maldito reloj corría y corría a esas horas intempestivas, sólo para fastidiarme. En mi cabeza sólo retumbaba una idea: “Llegamos tarde, llegamos tarde, llegamos tarde,…” ¿Por qué serán tan lentos los niños al levantarse? ¿Por qué tardarán tanto en tomarse un vaso de leche? ¿Aún…